Seguidores

martes, 8 de marzo de 2016

VIVIENDA EN EL LITORAL ECUATORIANO. Principios de diseño.

Con respecto a HABITAT III





INTRODUCCION

Hablar del litoral ecuatoriano es hablar de inundaciones en épocas de invierno en las que las aguas provenientes de los cielos desbordan ríos y causes otrora secos en acontecimientos de gran magnitud. No es de extrañar que durante esta época los niveles fluviales asciendan muchos metros y la orografía cambie en sectores varios todo dependiendo de la intensidad del fenómeno climático de El Niño que a finales de cada año desata por sus aguas calientes en la costa occidental del océano Pacífico grandes corrientes de vapor de agua que condensados en la cordillera occidental de los Andes, nutren abundantemente de agua, de vida a lo que es la segunda zona más exuberante del plantea, el delta del río Guayas, luego de su similar El Nilo. Esta estación produce excesiva humedad en el ambiente y la temperatura a pesar de las corrientes de aire naturales o artificiales somete lo confortable por el sudor y lo pegajoso. Pasada dicha estación, la temporada seca se hace evidente con la consabida falta de líquido vital y el ambiente más fresco. Durante esta época el sol ingresa raudo en todos los rincones de las edificaciones las cuales para evitarlo en la actualidad son construidas cerradas y en oscuridad por cuanto las ventanas se restringen en tamaño como paradigma errado de la satisfacción ambiental. Es esta la situación y los eventos que marcan los ciclos de vida en la región.

Estos eventos en los ciclos de la vida atraen generosamente frutos de variadas especies y multitud de insectos y con ellos enfermedades de distinto grado de peligrosidad. Más conocidas últimamente aquellas relacionadas con el mosquito aedes aeypti. Las hormigas, las cucarachas, los escarabajos, son anónimos invitados en la comunidad y en las casas de habitación. 

La idiosincrasia del habitante del litoral es similar al de los eventos naturales que lo envuelven. Gentes maravillosas, entregadas, abundantes, altas, con mucha vitalidad y genialidad que gustan de vivir las circunstancias diarias con soltura siempre exigiendo a la vida lo que le puede entregar. Su alimentación tiene mucho que ver con la papaya, el plátano verde y maduro, el queso, el arroz, los granos y los peces.

Encontrar la conciencia en el tema de la vivienda para el Litoral Ecuatoriano es tener en consideración dichos interesantes factores que determinan el diseño apartándose de las románticas ideas de un mundo de palafitos que como respuesta reflejan la pobreza y la falta de acción solidaria.

Las soluciones habitacionales que en el caso del gobierno ecuatoriano de la Revolución Ciudadana, que se entregan actualmente a través del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, se constituyen en hechos que no trascienden la idiosincrasia de la modernidad, de la producción, de los empleos y de la familia nuclear, muy apegado al sueño americano, que establece distribuciones en pequeña escala de paradigmas disposicionales de los pequeños burgueses capitalistas que determinan la existencia de sala-comedor-cocina-lavandería-dormitorios y baños. No se supera lo existente sino con un poco acertado cambio de "fachada" de las viviendas que de construcciones a dos aguas con aleros de gobiernos precedentes neoliberales, se pasa formas planas de fachada sin aleros. De igual manera en los planteamientos urbanos que simulan a pequeña y pobre escala las urbes norteamericanas. En esta materia, la Revolución Ciudadana no ha dado pasos significativos sino una alarmante falta de visión y conocimiento de la realidad y de la hermenéutica arquitectónica y urbana.


Veamos como en este ejemplo, en vez de transmitir una tradición cultural como se pretende, se transmite la idea clara de que los que ahí viven son aquellos que efectivamente estuvieron desposeídos, manteniéndose el estigma y el paradigma, con la buena y seria intención romántica de los palafitos, sin romper con la idea productiva de familias nucleares y sin pensar de ninguna manera en la auto mantenimiento, en el auto sostenimiento, sino fortaleciendo el paradigma de "empleo" y de casa vacía.



Otras soluciones arquitectónicas simplemente cambian el exterior de las edificaciones pasando de las soluciones de aleros vistos a cubiertas perdidas con volúmenes asentados directamente sobre el piso, pues se construyen sobre plataformas o rellenos compactados, alejándose de los palafitos pero sin lograr apartarse tampoco de las consabidas disposiciones de distribución interior de sala, comedor, cocina, baño y dormitorio, aumentando a esto y en el aspecto urbano las preconcebidas ideas neoliberales de soluciones habitacionales en grupo y en subsectores estratificados socialmente.





DESARROLLO


Son tres marcados principios los que deberían enriquecer el acontecer del diseño arquitectónico para tales viviendas en tales circunstancias, principios dilucidados a través de la observación y la deducción limpias por haber vivido en el litoral durante tres años y haber podido sino entender, comprender la lógica de la intervención natural y la adecuada forma de consentirla para minimizar lo dañino para el humano y potenciar lo beneficioso de costumbres y modos de vida.


CORRESPONDIENDO A LAS INUNDACIONES Y AL CLIMA

Los palafitos son las soluciones tradicionales y ancestrales al problema de ubicarse en zonas de riesgo de inundaciones, pero no por ello en la actualidad pueden ser consideradas como solventes y adecuadas, muy al contrario estas se convierten en eventos de insalubridad y deficiencias para los pobladores que han de vivir en ellas. Lo común es que los palitos dejen de serlo y se construya en su base. La consciencia dicta que en primer lugar si se planifican asentamientos humanos han de ubicarse en sectores fuera de riesgo, pero si no existe otra alternativa natural es una prioridad construir plataformas de material compactado que aleje a los pobladores de los niveles históricos de inundación y que se edifique sobre ellos asentando a las viviendas sobre nuevas plataformas de cimentación que funcionarían como barcos al distribuir las cargas sobre toda una mayor superficie disminuyendo las cargas por centímetro cuadrado y garantizando posibles crecientes no planificadas. Esta construcción en plataformas permite además y como veremos después mantener a las viviendas lejos del suelo y de los consabidos males que por el rondan. Alejando a los pobladores de la idea de palafitos también los alejamos de los paradigmas de insalubridad y pobreza. Ideas románticas deben ser superadas por la consciencia pública brindando de esta manera nuevos patrones de comunidad y cultura.

Completadas las plataformas generales y particulares, las disposiciones urbanas han de tener en consideración alturas, retiros, tamaños de lote que faciliten la vida los usuarios y una plena accesibilidad con medios alternativos de transporte que diste de los elementos contaminantes, incluyendo calles con amplias veredas, vegetación, ciclovías y en donde se puedan ubicar negocios de expendio manejados por los propios frentistas y propietarios. Lograr una comunidad autónoma que invite al crecimiento y al desarrollo ulterior.

Con respecto al calor, la vivienda debe disponer de ventilación natural cruzada en todas las estancias y locales. Esta ventilación se logra conectando las habitaciones con sistemas de circulación de aire según el sector del litoral en donde se corresponda pero en general se considerarán circulaciones de aire provenientes del occidente es decir desde el océano. Estas corrientes frescas permitirán la aireación de las habitaciones generando habitabilidad y ahorro energético. Toda la vivienda o por lo menos las ventanas, han de estar protegidas por aleros de por lo menos 80cm de ancho que ayuden a soslayar el soleamiento durante el verano y proteger las mismas y las paredes de la vivienda en invierno. Estos aleros son muy importantes y por norma en los asentamientos se debe prever tal disponibilidad de elementos para proteger a transeuntes y para aquellos que estando fuera de la casa puedan guarecerse o tomar sombra. Los aleros son una necesidad de consciencia pública en cuanto tienen que ver con intervenciones arquitectónicas y urbanas. Los balcones y terrazas cubiertas y en especial los aporticados, pérgolas y porches deben ser usados en estos proyectos habitacionales por su prestancia de sombra y cobijo y deben ser elementos arquitectónicos indispensables a ser considerados en la normativa urbana que antecede a los proyectos arquitectónicos para dichas intervenciones.


CORRESPONDIENDO A LOS INSECTOS

Ya ubicadas las viviendas sobre plataformas de cimentación, esta ha de superar el borde de la base a manera de alero, lo que permitirá a la vivienda alejarse del piso y de los insectos variados del lugar, de las alimañas rastreras generando una sensación de limpieza y seguridad. Toda la casa ha de construirse con paredes de material sólido sin huecos ni perforaciones y ser revestidas con objetos lisos y rigurosamente emporados para evitar que ahí aniden animales indeseables. De la misma manera los cielos rasos y ventanas tendrán los sellos apropiados y convenientes que impidan el paso de plagas al interior de la casa. Todas las ventanas y puertas han de disponer de los mosquiteros necesarios de preferencia en marcos corredizos. Es mejor evitar los colores oscuros pues estos atraen los ingratos mosquitos. De preferencia las instalaciones de la casa han de disponer en su totalidad de sifones que impidan el paso de cucarachas hacia los diferentes baños los que contarán además de troneras con rejillas laboriosas imposibles de ser superadas por estos astutos animales.


CORRESPONDIENDO A LA ABUNDANCIA

Los habitantes del litoral ecuatoriano son persona muy entregadas a la comida saludable y en especial al consumo de frutas y vegetales. Por tanto las intervenciones habitacionales en el litoral ecuatoriano han de prever espacios en el lote para huertos y jardines familiares. Estos huertos por lo menos tendrán cabida para un árbol de plátano, cuya fruta exquisita es el deleite de las personas de ésta región en sus variadas manifestaciones de fruta verde o madura. Así mismo es indispensable un espacio apropiado para sembrar por lo menos dos árboles de papaya, fruta deliciosa y jugosa parte importante del desayuno familiar. Este jardín tendrá las medidas necesarias para sembrar en pequeños cajones los vegetales de consumo diario. Este pequeño gesto es una gran paso en la consciencia de los ciudadanos pues por tal actividad se educa a la familia y en especial a los niños para aproximarse a la naturaleza, su abundancia y el respeto hacia ella.

También en éste acápite tocamos el tema que tiene que ver con el trazado de nuevos paradigmas disposicionales; es decir el trazado arquitectónico interior de las viviendas. Este ha de percibir a la sociedad ya no como una conjunto nuclear de padre-madre-hijos, sino comprenderá que las nuevas familias agrupan a varias personas que no necesariamente son los progenitores y sus descendientes por lo que no cabría los diseños también nucleares por zonas sino debería pensarse en aperturas de uso, en los que por ejemplo se integren zonas como la social y de servicios y las de descanso permitan el libre flujo desde el acceso sin necesidad de atravesar las anteriores. Espacios pensados para que puedan cocinar varios a la vez. Espacios que no denigren a una sola persona que tenga que preparar los alimentos y lavar, sino que sean diseñados para que todo el colectivo familiar participe de tales actividades. También debe considerarse romper el paradigma de "empleo" en el que estamos sometidos por el sistema de producción en el que vivimos. Se debe proponer nuevos paradigmas en las viviendas sociales, en donde se dote de espacios para usos variados laborables como para estudios profesionales, talleres artesanales, tiendas familiares, sitios de venta y negocios. Si bien existirán personas empleadas en la familia pero otros podrán entregarse a desarrollar su vocación en la propia casa.

También es necesario preguntarse si es conveniente mantener la disposición arquitectónica que mantiene las áreas sociales y de servicio en planta baja, cuando lo que se necesita en ellas es vistas, luz y viento que es lo que generalmente se obtiene en  plantas altas; mientras que las áreas de descanso que requieren silencio, cobijo, oscuridad al ubicarlas en plantas altas no reciben sino lo contrario. Sería un principio interesante de diseño, de ser necesario dos plantas, el que los dormitorios se los sitúe en planta baja, por la frescura, el cobijo, la reserva; disponiendo las estancias y cocina en plantas altas lejos de insectos y roedores.

En el aspecto urbano se tiene que pensar de igual manera para que la comunidad participe del respeto a la naturaleza, dotando a los condominios, urbanizaciones sociales con espacios para vegetación comestible y de adorno en donde se genere el compromiso y la cooperación. No solamente se tiene que pensar en áreas lúdicas para los niños sino en lugares en donde ayudando se ejercite, se comparta, se converse y se apropie para sí de la comunidad en general.


CONCLUSION

Esta no es una propuesta de ingeniería, ni de seguridad, ni de ambientes, ni pretende una sustentabilidad que vaya más allá de la observación y la deducción en los principios de diseño arquitectónico. Existen muchas propuestas maravillosas que se preocupan de la recolección de agua, de los tratamientos de residuos, pero muy poco, muy poco se devela la verdad de la condición y la disposición arquitectónica en las propuestas habitacionales sociales en el litoral y en general en todo lugar, sino que se toman a priori y de manera inconsciente los patrones y paradigmas preconcebidos en donde se espera que la población use y acepte los locales diseñados como aceptaría un robot su batería. Las personas siguen siendo vistas como entes de producción y la revolución que se vive en Ecuador sigue los derroteros económicos de tal situación productiva. Se busca redistribuir la riqueza pero poco se hace por conocer la arquitectura como esencia, forjadora y sostén de los modos de vida de la comunidad.



Atentamente
Erick Bojorque Pazmiño









sábado, 19 de septiembre de 2015

MI CASA SOÑADA...

Como soy arquitecto siempre me encuentro dibujando en el estudio de mi casa. Dibujo generalmente cuando estoy creativo. Una raya o un gesto con el lápiz o el marcador son suficientes para encuadrar una idea que se ha permitido asomarse desde el mundo de mi mente. Esa es una de las maneras en la que hago heurística arquitectónica. A veces y no muy pocas por cierto, mi nieto putativo miraba mis dibujos con interés y desde hace dos años que puede, me acompaña también en la acción. Me dice que quiere ser arquitecto y que él también quiere dibujar casas para hacer y darle los planos a los "maestros" albañiles para que construyan también sus ideas. Es genial dicha aproximación que los seres humanos nos permitimos cuando la esencia todavía brilla en nosotros hasta antes de los cinco años. Bueno, lo cierto es que al inicio manifestaba él, una creatividad maravillosa. Casas que podía trasladar desde su mundo mental, abrían de par en par las puertas de mi asombro. Unas fantásticas, otras originales, estotras increíbles. Todas con un encanto inédito De pronto me gustaba que él estuviera conmigo dibujando. Me sentía también motivado a sobresaltar mis propios paradigmas, dicho sea de paso, son esas terribles murallas que los patrones de vida construyen en nuestra esencia como ya se los voy a explicar líneas abajo. Lastimosamente no dispongo de uno de esos eventos creativos del bebé. Le había conseguido una carpeta para almacenarlos, pero su destino es desconocido y hasta perturbadoramente desconocido diría yo. Lo cierto es que el tiempo continuó su andar y llegó el día en que mi amiguito fue a dar con sus huesos a la escuela. Está inscrito y participa en una institución universitaria de muy buena categoría. No se le puede endilgar algo deplorable. En ella como es claro empieza la educación del niño, su escolarización y también empieza su adoctrinamiento, la introducción sistemática de su esencia en los campos de dominación a través de distintos y variados dispositivos de poder como los hay variados y al granel en los centros educativos. Día llegó en que se acercó nuevamente a mí en una soleada tarde luego de terminadas sus tareas. Ya no me acompañó a dibujar, él ya traía dibujada la casa. No puede sino sorprenderme. Mi ánimo cayo a los suelos y apareció un dolor muy profundo, un dolor inexplicable con simples palabras; un dolor que suma angustia, desesperación sorpresa y desdén. Me mostró la casa dibujada en común acuerdo con la maestra y sus condiscípulos. Era la típica casita de cuento. Un cuadrado de base con un triángulo sobré él. Al cuadrado se le introducían tres cuadrados más y ya. Junto a todo eso, la consabida nube, un círculo sonriente o sol y una flore...más o menos como este dibujo que encontré en la web que tiene parecido con lo que digo.






El ser humano lastimosamente está hecho con bastante de esto. Es la suma de terribles paradigmas que nos dicen sirven para adaptarnos a nuestro medio social. Esa es la justificación para cortar la creatividad de la esencia manifestándose en los niños. Los hombres adultos ya ni siquiera podemos conectarnos con lo que somos en verdad. Es algo que ha quedado muy lejos debido justamente al adoctrinamiento. A mi nieto, si continúa con la idea de ser arquitecto, le costará muelas y una buena dosis de terapia el liberarse de este dibujito introducido en su consciencia. En su ejercicio profesional tendría que generar mucha risiliencia para liberar la creatividad que en su infancia se manifestaba a raudales y si lo logra tendría luego que enfrentarse a un mundo lleno de adoctrinados cuya casa ideal es lo mismo que aprendieron en la escuela...O algo así como la siguiente imagen.





Mi casa Soñada no es más que la ilusión de un paradigma impuesto por los campos de dominación social. Es la casa que fue impuesta cuando niños. La casa que nos dijeron que era casa. Aquella casa que no supera los cinco años de edad mental y que Raimundo y todo el mundo la quiere.



Atentamente
Erick Bojorque Pazmiño

viernes, 11 de septiembre de 2015

LA CIUDAD COMO ESCENARIO ARTISTICO. EL ARTE COMO ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

Recorridos de Arte en la ciudad de Manta.

Cite: Bojorque, Erick. "La ciudad como escenario artístico. El arte como estrategia para el desarrollo". ANALISIS ARQUITECTONICO. 11 de septiembre de 2015. Web. http://analisiserickbojorque.blogspot.com/2015/09/la-ciudad-como-escenario-de-arte.html



INTRODUCCION
La ciudad es la extensión de los individuos que viven en ella y es la viva manifestación de la consciencia de las personas que conforman cada sector. Una ciudad en donde sus ciudadanos sean personas con valores positivos, será una ciudad sana, con el flujo de vida que sostenga su devenir sin interrupción. Una ciudad enferma tendrá en cada ciudadano la enfermedad de la que adolece. ¿Pero, cómo actuar para que la ciudad pueda sanarse? Grandes intervenciones sociales, urbanas y arquitectónicas están y han sido destinadas al fracaso, por cuanto han ido en forma inversa a la manifestación del problema. Si se quiere cambiar la ciudad, hay que cambiar al individuo que la habita, en primer lugar. El arte lo puede lograr.

Para desarrollar la siguiente propuesta hemos develado la información presente en Google Académico.



DESARROLLO


EMPLAZAMIENTO DE MANTA CON RESPECTO A ECUADOR Y A LA COSTA DEL PACIFICO


Manta es una ciudad portuaria, pesquera y turística ubicada hacia el centro occidental de la provincia de Manabí en el litoral de la República de Ecuador hacia el océano Pacífico, con la particularidad geográfica de estar asentada al norte de un saliente costanero, justamente al borde de una fosa marina que le permite tener trascendencia como puerto marítimo en lo que respecta a embarcaciones de gran calado. Esta ubicación deja el frente de playa en la ciudad hacia el norte, por lo que ésta se ha expandido siguiendo una directriz Este-Oeste entre las parroquias de Jaramijó y San Mateo, directriz que le presta además una potencialidad turística enorme y bien cotejada. Esta orientación permite de manera sostenida un soleamiento maravilloso en la urbe, que recibe iluminación entre costados sin perturbadores brillos en los edificios y plazas generalmente dispuestos hacia la playa, hacia el norte; sumándose a esto una hermosa topografía de lomas que confieren gracia y belleza a la localidad. Así mismo este emplazamiento muy significativo, le permite a Manta ventilación continua, singular y refrescante durante todo el día y todos los días del año por vientos procedentes del Pacífico, desde el oeste de la ciudad. Vientos que sin ser extremos, airean, purifican y ventilan calles y edificios en toda la extensión del conglomerado urbano.

Manta no es antigua y la comunidad la vio nacer a inicios del siglo pasado en este lugar que ya estuvo habitado por culturas ancestrales ecuatorianas, por lo que facilmente se encuentran fotografías de su nacimiento y su desarrollo. Al ser una ciudad nueva, está en constante crecimiento y expansión. Avenidas y calles se alejan solas con la buena intención de guiar el devenir urbano. Si bien esto le da impulso como urbe a Manta, también le acarrea muchos problemas de infraestructura urbana, equipamiento comunitario,  incremento de costos y plusvalías, y en especial la falta de identidad colectiva.

Las personas de Manta, generalmente llegaron a la ciudad de las parroquias y cantones rurales de la provincia de Manabí, dejando su vida campesina, agrícola y ganadera para trabajar en labores relacionadas con la pesca y la administración. La ciudad se convirtió en un crisol étnico de individuos generalmente empleados, que no desarrollaron actividades artesanales ni artísticas, que dedicaron su vida a un horario. La ciudad es muestra de ello. Las calles tienen vida solamente para los vehículos motorizados que transportan al personal en horas pico, mientras que en horas entre horas de trabajo su uso se reduce considerablemente, aparte de que las veredas junto a calzadas son prácticamente intransitables por los obstáculos y desniveles que en algunos casos son insalvables y no hay quién ponga un reclamo al respecto. La ciudad por tanto es casi libre de peatones lo que hace que las autoridades piensen siempre en carreteras y calles nuevas, en vez de mejorar las condiciones de habitabilidad del centro constituido.


TRAZADO GEOMETRICO DE LA CIUDAD SIN METACOGNICION


El trazado geométrico urbano de Manta no responde a condiciones de planeamiento técnico ni a metacognición alguna, sino más bien esbozan una retícula de lineas que entrecruzan su andar en forma de diagonales, líneas convergentes y poco estructuradas autopistas. A claras luces no estuvieron planificadas, sino que fueron surgiendo aparentemente por necesidad política. Fácilmente se observa que los grandes equipamientos urbanos como por ejemplo el aeropuerto, no cumple con las condiciones mínimas de seguridad y solvencia exigidas, lo que ocasionó en tiempo pretérito un terrible accidente en la ciudad. Las intervenciones y proyectos urbanos son muchos pero se limitan al cambio, recambio y remodelación del actual puerto marítimo, cedido en la actualidad de forma arbitraria a instituciones privadas a pesar de ser un espacio de uso público; sin considerar en estas intervenciones públicas y privadas la planificación territorial del aeropuerto antes mencionado, ni de otros servicios comunitarios básicos como son parques, playas, museos, plazas, teatros. Incluso, retomando estos proyectos del puerto marítimo, si bien son variados, múltiples y se muestran esplendorosos, siempre concentran su atención en la fosa marítima olvidando que la ciudad es un organismo vivo que requiere de intervenciones heurísticas del logos de su acontecer y que variar una situación implica el variar otras situaciones colaterales en desmedro muchas de las veces de los trazados originales beneficiosos. Si se pretendiera convertir a Manta en un megapuerto marítimo de carga y descarga de materiales y productos, debería acompañarse esta consideración con sendos trazados viales y con la infraestructura necesaria y suficiente para tal efecto, lo que tal vez pondría en aprietos a la floreciente industria del turismo que la ciudad esta y ha estado enarbolando en el país y el mundo de manera esforzada y con ahínco del colectivo, desde siempre. Cabría entonces que la ciudadanía y las autoridades pertinentes sean llamadas a hacerse la pregunta metacognitiva de rigor que decidiera definitivamente si quieren que Manta llegue a ser un megapuerto de carga o una ciudad turística. La respuesta a esta sencilla pregunta determinaría importantes cambios en el futuro de la ciudad. Pero, antes de responder este cuestionamiento la ciudad y los ciudadanos tendrían que tener presente que en un caso todo giraría en torno a maquinarias y sus peligros con mucho trabajo para el mundo empresarial y técnico, o, la semblanza de una urbe con grandes jardines, ramblas, eventos y todo lo que representa el mundo del encanto. Personalmente llevaría las cosas por el segundo tópico, ya que si bien los puertos son fuente de ingentes ingresos, estos en su gran mayoría van a parar a los dueños y administradores de los puertos privados o públicos que generalmente no están muy interesados en lo que pase con el resto de la ciudad o con sus habitantes. En un segundo caso, la ciudad seguiría con el impulso que ya ha tomado y que buenos beneficios le ha dado. De todas maneras la ciudad requiere de visiones más asertivas de lo que es y representa, tanto para el mundo como y de manera más importante para los ciudadanos locales y su futuro. No podrían estancarse los proyectos sociales por este simple hecho.






VARIADOS PROYECTOS DE LA CIUDAD SE CONCENTRAN UNICAMENTE EN LA FOSA MARITIMA DE CARGA Y DESCARGA Y SU SALIDA, SIN CONSIDERAR EFECTOS COLATERALES EN LA URBE, TANTO CIVILES-URBANOS, COMO SOCIALES POR PARTE DE ELLOS Y DEJANDO DE LADO IMPORTANTES EVENTOS URBANOS COMO SON EL AEROPUERTO, PLAZAS, PARQUES, PLAYAS.



De esto podemos desprender que Manta es el terreno ideal, el campo fértil para programas y proyectos de planificación urbana y social que determinen directrices de apropiación e identidad en el colectivo. Si la ciudad se muestra tan dispersa es evidente que proyectos que la unifiquen son necesarios.

Si la necesidad de la ciudad es la unificación, es la conciencia de ser ciudad, un cambio que permita a los ciudadanos apropiarse de sus calles, sus plazas, sus parques, sus esquinas, es indispensable, Proyectos que trasciendan la obsoleta la idea de que la ciudad influye sobre los ciudadanos, una idea del siglo pasado que sometió a muchos proyectos a grandes intervenciones que no llegaron sino al abandono y la ruina. La visión consciencia de hoy nos hace entender que si cambian los ciudadanos en su interior, su expresión exterior cambiará su hogar, su casa, su barrio, su ciudad. Una importante idea que se gesta en este entorno, pues si los proyectos se enfocan a la ciudad primero deben decantarse en el corazón de los ciudadanos. Si cambian las personas, cambiará el mundo. En virtud de ello, la planificación de programas de actuación han de ir dirigidos hacia las personas en primer lugar. Las actuaciones urbanas y arquitectónicas que apuntan primero a mejorar la plaza, la avenida, sin contar con acciones que admitan en su seno a la comunidad, inevitablemente encontrarán tropiezos en su manifestación nacidos de la dudad, la inseguridad y de la falta de metacognición en la gente. Muy al contrario, si se capacita al morador, si se lo implica en acciones solidarias, en acciones sostenibles, creando en él la sabiduría del cambio, los proyectos fluirán diáfanamente y su efecto será multiplicador en generaciones futuras. Inmediatamente salta a la vista la pregunta ¿Qué situaciones causan efectos de autoconocimiento y autovaloración en las personas y que incurran en eventos urbanos y arquitectónicos? ¿Cuál la propuesta que puede cambiar el mundo? El arte, el arte lo puede lograr.

"En Estados Unidos, un país desgarrado por la desconfianza, la pobreza, las guerras en el extranjero y por leyes que apoyan cada vez más el poder de las empresas sobre las personas, el arte puede parecer inútil. Sin embargo, nosotros, un grupo de activistas de las artes comunitarias y otras personas organizadas localmente hemos dejado a un lado el cinismo para responder: “Sí, el arte puede cambiar el mundo” (Arnold Aprill). Y lo puede hacer pues asertivamente el arte tiene la capacidad de, mediante la propia creatividad, enriquecer a la persona, generando en ella la certeza y la convicción de querer algo y conseguirlo. El arte es una herramienta valiosa y maravillosa para enfrentar la desigualdad, la inequidad, las clases sociales, los campos de poder, las redes de dominación. “El arte es una solución. Es el signo de la cultura y la cultura es lo que da consuelo frente a la certeza del caos y a la contundencia del horror que viene ocurriendo desde hace muchísimo tiempo. La cultura es un analgésico, no un anestésico. La cultura es lo que da serenidad frente al desastre.” (Fleischer)

El arte ya no es visto solamente como la expresión material de un talento, de una excepcionalidad. El arte va mucho más allá de esta visión antigua de la cultura. "Hoy en día, ese concepto ha cambiado, ya no se valora simplemente el trabajo bien hecho, sino que influyen otras muchas características, como son la estética, funcionalidad, significado, idea, etc. Se ha convertido como dice Robert Irwin en, “Un continuo examen de nuestra conciencia perceptiva y una continua expansión de la conciencia del mundo que nos rodea” (García Morales)


Si el arte es capaz de expandir consciencias, es capaz de transformar a las personas y con ellas a un colectivo. Este cambio verá su reflejo en la ciudad. La manifestación artística se vuelve entonces un recurso importante para las actuaciones a nivel urbano, a nivel social. Pero, ¿cómo se lograría tal efecto? ¿ cómo el arte podría ser introducido en el conglomerado?

“El arte no se crea, el arte se participa”. A partir de esta idea, la expresión artística puede ser planteada como acción lúdica, proceso de simbolización y fiesta participativa donde se recupera la comunicación activa como alianza inseparable entre la estética y la educación" (Abad Molina) El arte es entonces la creación de un evento participativo en el que confluyen el ciudadano, el barrio o sector o parroquia, el artista, el proyectista, el gobierno local, embebidos en la simple acción de enseñar, aprender, divertirse creando un nuevo estatus cultural y material.

Una simple esquina puede entonces convertirse en un escenario artístico donde una pintura, una escultura, una performance creada participativamente dan gesta a un vórtice urbano de unificación, identidad, desarrollo, consciencia. Deja entonces la tal esquina de ser la material unión de dos calles que tejen su caminar para convertirse en un elemento del "tema de la estética urbana como un valor social" (Buraglia). La ciudad se vuelve entonces el soporte material del aprendizaje y el desarrollo individual que supera la apreciación estética y que la convierte en la suma de sujetos que aportan a un efecto común, un efecto social de trascendencia. La ciudad ya no es un cuerpo externo sino la viva representación del cuerpo mismo del individuo. Se vuelve parte de él, pues él se ha apropiado de la ciudad a quién la ve como la extensión de sí mismo. Así como un deportista entiende que su correr por un sendero específico lo mejora y lo capacita, en un momento preciso también entiende que sin ese sendero no podría ejercitarse, entonces el sendero llega a ser una extensión de sí mismo, Buscará por todos los medios que él, el sendero, se mantenga y se mejore tanto como él mismo quiere mejorarse. Reclamará si ve piedras colocadas en su trayecto y aplaudirá si se adecenta o mejora su capa de tránsito. "Los espacios urbanos cobran forma en buena medida a partir de la manera en que las personas experimentan su cuerpo" (Niño Bernali)Una ciudad que se vuelve "el sendero" de aprendizaje, de mejora, de alianza, de compromiso del ciudadano, será conservada y alentada con la misma intensidad del deportista que disfruta de lo que hace. Este sendero, este trayecto no es más que un recorrido, un trazado de ejes de significación dentro del cuerpo de la ciudad que comunica distintos puntos o vórtices en una estrategia de desarrollo que convierte a la ciudad entera en un escenario artístico con recorridos de arte a través de ella.



PROYECTO DE RECORRIDOS DE ARTE PARA LA CIUDAD DE MANTA.

El proyecto comprende 7 etapas en su manifestación, desarrollo y organización, las cuales han sido definidas así para una sistematización del estudio, investigación y proyectación, entendiéndose esto solamente como un artificio metodológico de secuencia; las  cuales, las etapas,  a vistas resultarán con intersticios importantes durante y al momento de su ejecución.



PRIMERA ETAPA

1.- En una primera etapa se identifica a la ciudad como la expresión de los ciudadanos que la conforman. Se conocen sus parroquias, sus barrios, sus sectores y se entiende que ellos participan de una dinámica social única que gira alrededor de ciertos eventos y acontecimientos muy particularizados que les confieren identidad y propiedad. Cada lugar es único en esencia y tiene algo que le es pertinente y especial y que debe destacarse como valor. Es buscar lo que es rescatable como identidad para convertirlo en dínamo mediante "arquitectura y urbanismo por la identidad" (Bojorque), que muy al contrario de los procesos normales de diseño que destacan los valores del profesional y su obra, destacarían los fundamentos beneficiosos sobre los que se asientan los distintos conglomerados. 




SEGUNDA ETAPA



2.-En una segunda etapa comprendemos que la ciudad como organismo vivo energético tiene vórtices que se corresponden a lugares específicos de la ciudad como en un organismo humano, y que se contienen en esquinas, calles, plazas, parques, edificios, que deben ser diagnosticados, analizados y de ser el caso destacados y exaltados, "ya que, la suma de vórtices beneficiosos necesariamente se convertirá en una red de salud como la luz que difunde una luminaria y su conjunto al llegar la noche" (Bojorque). Se identifican entonces estos puntos en la ciudad que serán intervenidos según su importancia energética, social, urbana. También en esta etapa se plantean las necesidades mínimas urbanas y arquitectónicas para que el proceso artístico pueda establecerse. Se determinará entonces los requerimientos mínimos espaciales para dar cabida a los distintos acontecimientos de arte que se programarán.
Dentro de esta etapa se iniciará por una parte el contacto con los artistas profesionales con cuyo apoyo se realizarán los proyectos artísticos de cada especialidad. Estos artistas deben estar dispuestos a trabajar participativamente con las comunidades, organizaciones barriales, comités y con toda asociación de ciudadanos implicados y con cuyos líderes también y en una segunda parte, se ha tenido los acercamientos y contactos respectivos; logrando en ambos casos compromisos y responsabilidades en las siguientes etapas del proyecto.



TERCERA ETAPA


3.-Luego que se han determinado los vórtices energéticos y sociales en la ciudad, se determinará entonces la vocación artística de cada uno de ellos. En este instante cada uno de los puntos urbanos o arquitectónicos encontrados será tamizado, valorando su especificidad en pintura, escultura, danza, teatro, música. Se valorará con mucho interés el colectivo promoviendo en un principio charlas informativas y de conocimiento, para luego conformar talleres participativos. Estos talleres participativos se realizarán en toda la ciudad y en cada vórtice urbano-social con la dirección del artista encargado, quién tendrá la oportunidad de plasmar sus ideas artísticas con la ayuda de la comunidad.



CUARTA ETAPA


4.-Pero, cada vórtice es un espacio social de todas maneras reducido a la contemplación, uso, servicio, paso, de aquellas persona que habitan la comunidad. La idea a más de destacar el valor humano de cada vórtice, es también convertirlo en lugar de destino de trayectorias y recorridos de personas de toda la ciudad. Un valor se destaca cuando está entre los demás. Si es simplemente un elemento aislado, se olvida, se decanta y se abandona. Por esta razón cada vórtice deberá unirse con sus similares en toda la ciudad con un sistema definido por estrategias urbanas de recorridos, con mejoras en calles, señalética, promoción publicitaria. Esto permitirá a la comunidad de ciudadanos de Manta el conocer, sentir, pensar y apropiarse de toda la ciudad, ya que así como el conocimiento anatómico del cuerpo, permite al ser humano ser consciente de la realidad de su organismo, el trasladarse, pasear y disfrutar los ambientes urbanos intervenidos y sus recorridos, logrará la consciencia de las personas sobre su ciudad.




QUINTA ETAPA


5.- Cada lugar es en sí es una esencia distinta, un ser energético distinto, con manifestación propia y de particulares necesidades y virtudes, que aporta o recibe de la comunidad, que así mismo se ve engrandecida o malograda a partir de ella. Es el espejo en el que se reflejan las consciencias que por ella transitan, pasan, viven. Una esquina podrá ser un basurero inundo, que refleje la peste del comportamiento del vecindario; o será la esquina ornamental maravillosa del espejo de una comunidad asertiva. Así mismo esa misma esquina, tendrá capacidad para ser un escenario de danza, de teatro, de música a gran nivel o simplemente será la esquina donde se toma el autobus. Cada espacio, cada lugar tiene una potencialidad visible u oculta que será descubierta por el investigador, y que le servirá para emprender acciones directas de diseño o indirectas de capacitación.




SEXTA ETAPA

6.- El proyecto se desarrolla y se ejecuta con la mano de obra de la comunidad y el apoyo financiero de la propia comunidad y del gobierno local, quién ha tomado la batuta de la organización, pero cuyo principal papel es la capacitación, más no tanto del financiamiento. Es la propia comunidad quién debe emprender con los esfuerzos para que esto se realice. Si no se logra esto, no se dará el cambio que se pretende en los individuos y el proyecto se perderá.
Estos proyectos tendrán nivel de factibilidad y se centrarán en el aporte técnico que el artista encargado tenga sobre el mismo, tanto en lo técnico, como en lo financiero y en el tiempo programado que no superará los seis meses, tiempo más que suficiente para lograr cometidos que no distraigan la mirada de la comunidad.



SEPTIMA ETAPA

7.- En la etapa final se valorarán los proyectos en su calidad de ser efímeros o permanentes. Esta cualidad permitirá establecer nuevos proyectos del mismo talante o superior, que nazcan ya del auto incentivo de la comunidad, la cuál tendrá ya el conocimiento como para auto gestionar su desarrollo futuro. Esto quedará expresado en una cartilla manual de procedimiento que perdurará por sobre el tiempo de dirección de las autoridades comunitarias de turno.



CONCLUSION

Los proyectos artísticos tienen la capacidad de ser en sí mismos el crisol de la ciencia, la mística y la filosofía. Una propuesta artística está ligada al conocimiento íntegro de un evento particular y la propuesta de recorridos artísticos puede catalizar para Manta una experiencia revitalizadora, al momento justo en que la ciudad enfrenta una crisis en su devenir. Tomar la decisión de hacerlo es tomar ventaja del destino que nos acompaña.




REFERENCIAS

  1. Abad Molina, Javier. “Experiencia Estética y Arte de Participación: Juego, Símbolo y Celebración”. Web. 28 de septiembre de 2015. http://www.oei.es/artistica/experiencia_estetica_artistica.pdf
  2. Aprill, Arnold. "¿Puede el arte cambiar el mundo?". Web. 28 de septiembre de 2015. http://wagner.nyu.edu/files/leadership/PuedeElArteCambiarElMundo.pdf
  3. Bojorque, Erick. "Arquitectura con identidad vs Arquitectura por la identidad". Arquitecto en Ecuador. 30 de enero de 2015. Web. 28 de septiembre de 2015. http://bojorquemanta.blogspot.com/2015/01/arquitectura-con-identidad-vs.html
  4. Bojorque, Erick. "Arquitectura Energética Consciente". Cátedras de Erick Bojorque Pazmiño. 22 de julio de 2015. Web. 28 de septiembre de 2015. http://arquitecturaconciente.blogspot.com/2015/07/los-3-principios-y-los-7-ordenes-en-la.html
  5. Buraglia, Pedro. "Estética urbana y participación ciudadana". Web. 28 de septiembre de 2015. https://www.academia.edu/1446497/Est%C3%A9tica_urbana_y_participaci%C3%B3n_ciudadana
  6. Fleischer, Laura. "El arte como herramienta de intervención social". Web. 28 de septiembre de 2015. http://www.psicologiagrupal.cl/documentos/articulos/arte_social.html
  7. García Morales, Celia. "¿Qué puede aportar el arte a la educación? El arte como estrategia para una educación inclusiva". ASRI. Web. 28 de septiembre de 2015. http://asri.eumed.net/1/cgm.html
  8. Niño Bernali, Raúl. "La ciudad como interfaz de cambios culturales". Z Cultural. 3 de febrero de 2001. Web. 28 de septiembre de 2015. http://revistazcultural.pacc.ufrj.br/la-ciudad-como-interfaz-de-cambios-culturales-de-raul-nino-bernali-2/





viernes, 4 de septiembre de 2015

ARQUITECTURA ENERGETICA CONSCIENTE

PRESENTACION


Durante el recorrido de esta presentación podrán disfrutar de los principios y manifiestos que guían el proceso de diseño mediante esta técnica maravillosa que los arquitectos podemos tener para enfrentar la cadencia creativa.

Muchas gracias por su amabilidad y participación.

Esto está dirigido para estudiantes de arquitectura y sanación. Para catedráticos entendidos en los sistemas de análisis arquitectónico y el público deseoso de ingresar en el mundo de la aprehensión del conocimiento mediante la investigación que lo vincula a la humana colectividad.





Atentamente
Erick Bojorque Pazmiño




viernes, 21 de agosto de 2015

MADE IN EARTH Architects

CASA RANA
Asilo para niños con VIH.
Tiruvannamalai. India.
2013.




























Saludos cordiales.

Una arquitectura con identidad es casi el sueño utópico del solitario gurú que desvinculándose de todo quiere encontrar para sí o para un colectivo una manifestación formal o tecnológica que lo diferencie y lo distancie del resto, de sus congéneres ubicados en otras latitudes, en otros derroteros. Esa búsqueda infatigable del arquitecto que quiere identidad para la arquitectura de una región, de un país, de un conglomerado social o simplemente para su propia definición como arquitecto, usando todo lo que está a su alcance para reutilizarlo o reinterpretarlo, adheriendo a lo encontrado sus paradigmas personales de diseño y construcción; es lo que hace que los resultados obtenidos sean verdaderos laberintos manieristas de sobreposición de valores y recursos de diseño en el proyecto.

Muchos arquitectos han encallado en tal labor. Su fracaso es demostrado por el simple hecho de que la naturaleza provee de materiales similares a todos en el mundo entero, es decir, por ejemplo, la caña guadua está presente y se usa en Ecuador y también está presente y se usa en las Filipinas, por lo que el simplemente usarla no determina la rigurosidad de encontrar una identidad. De igual manera con las rocas y con materiales elaborados como el ladrillo y el concreto. Habría que añadir, por lo menos, a tales propósitos la obtención, el tratamiento, la puesta en obra del recurso material y las distintas relaciones que todo lo anterior conjuga con la disposición en el uso del elemento construido. Aún así sería bastante difícil para el profano establecer cuál de las arquitecturas planteadas tendría identidad para Ecuador y cuál para Filipinas. Ancestralmente el acertijo se resuelve fácilmente con la repetición de generación en generación de una técnica y una disposición, pero en la actualidad la globalización es tal que ya no existe repetición sino absorción de diferentes ambientes en todos los ambientes. Más la identidad actual se configura en cuanto se de lo que soy.

Es esa la premisa que considero importante en esto de la identidad para la arquitectura....¿Qué tanto sé de lo que soy?

Las cosas planteadas de esta manera generan un giro dramático en la visualización e identificación de la identidad de un colectivo, de un individuo, de la arquitectura. Ya es interesante cuál forma, qué material sino el ¿quién soy?

Encontrar el valor de una persona, de una familia, de una sociedad, y someterlo a una edificación que lo valora, lo destaca, es generar identidad y construir con identidad, pues los aspectos que son comunes como el ladrillo, la guadua, el concreto, la madera, pasan al estado de servicio que siempre tuvieron, dejan el protagonismo, entregándose a proteger la esencia de lo que encierran al unirse, la esencia de los usuarios. La tecnología, la función y la forma, dejan de ser las esclavizantes cárceles de un manierista rompecabezas que apura fichas sobre otras. Fichas que son los argumentos, los poemas y las alucinaciones mentales de un arquitecto que no atina sino a ser como un niño frente a un lego. 

La investigación social, la vinculación con el usuario, la sana valoración que establece condicionantes de diseño en virtud de los valores sociales a destacar o a servir, encierran en sí y para sí  la identidad de la arquitectura que descubre en un instante, en un instante...quién es..!

En el proyecto que presentamos existe tal identidad.

El edificio guarda principios modernos en su manifestación formal y disposicional. En su orden concreto añade la caña como artificio natural al entorno. No se compromete con la morfología india, ni con la expectativa clientelar. Se compromete con un servicio, un servicio humanitario que entrega cobijo y sanidad. Su identidad trasciende en la mente de los niños a los que sirve ya que su esencia se refleja en tal edificio.

Un edificio sano en su materialidad, concebido con la sanidad de la esencia y no del ego, sana a una comunidad entera.



Atentamente
Erick Bojorque Pazmiño



Fuente de información y fotografías...aquí. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...